top of page
POESIA

El concejal soñador

Vicente Nebot Nebot

1 de març de 2024, a les 8:00:00

Con la faz del puro ensueño

día y noche soñaba con el sillón del señorío,

con el corazón de aromas henchido

bien erguido de semblante triunfador

en castillo de buena sombra, desfilar

entre antorchas perfumadas de cantos celestiales.


Volando en el mundo mágico de los cielos,

envuelto en misteriosos túneles de sueños

le aparecían las luces de la paz y los amores.

Con la sonrisa blanca de la magnolia de la virtud,

esparciendo iba prolíficas enseñanzas

en viejos pergaminos que llevaban a la salvación.


El señor, todo enigma, su voluntad

le hace salir de la sombra oculto

a conquistar un palacio de tesoros escondidos,

su silencio a profanar ordena,

presuroso a tal misión se empeña y

el bullicio del pueblo empieza a conocer.


Con aires vencedores, en barco a la deriva

sin el dulce halago de los vientos

sin la partitura de los mares

sin el rigor de la buena marinería

en alfombras de arenas encantadas, desembarcar, no podía

ni arribar a puerto de vivas vociferantes.


Su caminar de dulces andares, nos alegra

con la suavidad del ala del pájaro, atiende

siempre presto, educado y apuesto

su cálida mano ofrece

sus buenos granos esparce,

nos reconforta, pero… nada llega.


Y… Sin abrir senderos en las mentes

no habrá bellos chopos de halagador ramaje

fragancia en los jazmines en flor,

calores luminosos en nobles hogares,

melodiosos jardines con alma de bien

en bancos de felices jubilados.


No se puede muchos años desaparecido estar

con confusos aromas y colores, de la nada salir

en multitud de sórdidas luces nocturnas

de rostros siniestros, atormentar las tradiciones

en horrendo maltratar cerebros y pasiones,

aterrorizar inocentes reos y… triunfar.


En el templo del poder, sus aceros cruza valor

con tormentos transitar, angustiosa soledad exhibe

aunque lejanos, los festines populares sin freno ni decoro,

el mago con las buenas artes del que mucho sabe

le recuerda, en desbordados pinos, el tamaño de las copas, y le quita la razón

la alcaldesa, en mirada airada, de pecho herido, levanta la sesión... sin fin.


Jamás pudo pensar en su amoroso soñar

que los sueños no alcanzan hermosas estancias

las sonrisas, a veces, son sendas traidoras

las voluntades siempre a sus razones atienden

y... que sus ojos vivos enflaquecieran de tristezas

y… perdiera su acogedora sonrisa del pájaro al nido


Su mirada alzada de la noche al cielo

ardientes oraciones piedad imploran

por los mil fallidos besos viajeros, de sus labios soñadores

por las grandes sinfonías de paces y peces sin repartir.

lejanas trompetas apocalípticas le atormentan:

la misión no ha sido cumplida.

COMENTARIS

Per a comentar cal iniciar sessió

Comments
ไม่สามารถโหลดความคิดเห็น
ดูเหมือนจะมีปัญหาทางเทคนิคบางอย่าง ลองเชื่อมต่ออีกครั้งหรือรีเฟรชหน้าเพจ
bottom of page